Sobre Democracia

Hoy leí esto y pense lo siguiente:

Considero que al presente la inscripción al padrón electoral y la asistencia a votar en las elecciones han dejado de ser indicadores fidedignos de la madurez o salud democrática en Bolivia.   Es cierto que en un inicio la relevancia de acudir a votar estaba fuertemente ligada a la memoria de las dictaduras militares, siendo necesario que reafirmemos nuestro deseo y voluntad no regresar nunca a dichos escenarios, sin embargo, la amenaza de una dictadura militar ya no es un fantasma que haya que conjurar.

 Contrariamente a lo que se señala en el comentario, un factor de peso insoslayable en Bolivia es justamente el de la obligatoriedad de asistir a votar.   En los últimos años lo que mejoró en forma sorprendente es la eficiencia de los mecanismos coercitivos mediante los cuales el estado impone dicha obligatoriedad, cosa que no ocurría antes por falta de eficacia a la hora de identificar y sancionar a los omisos.  Actualmente, a diferencia de hace 10 años, el certificado electoral es requerido ampliamente tras las elecciones y la imposición de multas llega a ser draconiana.   Para tener un referente válido de la influencia de dicha situación tendremos que esperar a que el derecho deje de ser obligación o a que la multa sea simbólica.

 El interés en mantener esta obligatoriedad esta dada sobre todo por un aparato político disfuncional que debe de alguna manera dar un barniz de legitimidad a su existencia, y mientras la gente acuda a votar por candidatos que simplemente no convencen, ellos podrán mantener el presente sistema como válido aunque en la práctica veamos que los políticos distan mucho de ser competentes en el manejo del estado boliviano.

 Entre los pilares de la Democracia tenemos el derecho a elegir en forma informada y el derecho a ser representados por quienes fueron elegidos.   Lastimosamente, por limitaciones históricas contundentes, los bolivianos aun no somos capaces de reconocer y valorar la información como herramienta individual y social, dejándonos llevar más bien por retóricas caudillistas que distan de sostener algún tipo de viabilidad administrativa o económica en un país naufrago de políticas de estado sostenibles o relevantes.

 Así mismo, y en ámbito de la democracia, en La Paz no hay un día entre semana que no evidenciemos el fracaso de nuestro aparato democrático, fracaso puesto en evidencia por las marchas de protesta incesantes.  ¿Por qué marcha la gente en la calle? ¿Por qué marchan los indígenas del TIPNIS hacia La Paz? Simplemente porqué el presidente, los senadores, los diputados y los prefectos, no nos representan, no velan por nuestros intereses y no son capaces de lograr un vínculo duradero o transparente  con los movimientos sociales; fuimos engañados.   Entonces, esto no es una democracia, es una partidocracia que al convertirse en gobierno parasita al estado patrimonio de todos, haciendo lo que los parásitos hacen: encontrar la forma de perpetuarse en el poder para poder seguir usurpando la riqueza y seguridad a la cual acceden tras hacerse del poder.

 Llega el momento de dejar de medir la salud de nuestra democracia en términos de cuantos acudimos,  obligados o no,  a las urnas y en vez, ver cuan representativa, trasparente e influyente es la institucionalidad de la Democracia Boliviana.

DSM & Yo – Intercambio de ideas

    • Pase lo que pase, los Pumas se llevan todos los aplausos! realmente es impresionante lo logrado! que ricooo el chocolate. es sin gluten? en Roma esperando en el aeropuerto el otro día encontre una pila de chocolates sin gluten, me compre un monton!  Los españoles tambien estan de exodo hacia las Pampas…la verdad, como ya sabes, respeto bastante a mi Presidente. el populismo del siglo 21 pareciera ser un modelo todavia por pulir, pero que va tomando forma como una alternativa al neoliberalismo salvaje y al estado de bienestar paternalista que tienen a EEUU y a Europa repectivamente en vilo. Así que Cristina (y Nestor) por mas errores, por mas dinero que haya juntado, lo logrado, y especialmente el cantarle las cuarenta a mas de uno que se creia dueño de la voz y del silencio, y levantar a un pais en estos tiempos turbulentos, es de respetar. Igual , es patetitco que no haya alternativas para estas elecciones mejor articuladas en sus discursos, practicas y metas, lo cual es encesario para una sociedad democratica, segun nos dicen los mismos que tanto tiempo disfrutaron una democracia donde su voz era la única que valia. En fin. En Africa todavia falta mucho mucho. Sigue en manos de logicas neo colonialistas y de un racismo global, a mi parecer, muy perverso.
    • En parte de acuerdo con tu entendimiento sobre el neopopulismo aunque sigo viendo todo el fenómeno como un proceso que va para rato, un proceso con las virtudes señaladas pero aun incipiente y por ello mismo delicado. Creo que se asumió una postura de clase política privilegiada y en mucho autocrática al saberse cómo única opción tras el fracaso del neoliberalismo.  Ahora, en Bolivia, y creo que también en Venezuela, se produce un discruso grandielocuente divorciado de la realidad; discurso en el cual se insta a recuperar un sitial de gloria pasada que nos arrebato el imperialismo, pero que seamos francos, nunca ocurrió. A eso se suma en Bolivia una corriente retrograda de pseudovalores ancestrales pertenecientes a la cultura andina precolombina, mismos que aparentemente serian el fundamento para una conviencia armónica y productiva, en negación inverosimil de un mundo que cambia y cambió en los últimos 500 años. Francamente no he leido níngun postulado que sugiera que los griegos regresen a la adoración de las deidades del Olimpo o a la consulta del Oráculo de Delfos, como solución a sus problemas actuales, pero en altas esferas de la política boliviana tenemos justamente eso, el mito como solución a la realidad.  Y así, da para opinar mucho y si reconozco que lo que se esta dando en Argentina, con fallas y errores como señalas, efectivamente transimte la sensación de que se esta avanzando. Bolivia, no tanto.