Breve Carta a Helena (Brief letter to Helena)

Te cuento que el asunto con Emily esta interesante… desde un punto de vista “humano” o fraternal, si prefieres; es una persona inteligente, aceptablemente alegre, más que límite creo que saludablemente histriónica, muy poco narcisa y en general amena, además de un tanto aburrida y predecible, es decir, una persona con quien cohabitar en un espacio, no solamente no implica conflicto, si no que tampoco nada que pueda considerarse emocionante. Ensucia poco, lo que utiliza lo lava, no hace tiradero y mantiene sus cosas dentro de su habitación, no madruga pero no se queda en la cama una vez que despierta; entra y sale del depto sin meter ruido. Como toda mujer tiene su genio pero este es de lo más llevadero, le gusta la naturaleza, ir trekking y actividades que sean “exciting but safe”… es casi como si fuese un chavo… y, triste o alegremente, compruebo que es desabrida, una maruchan sin el sobrecito de condimento. Increíble pero cierto: no me inspira nada que pueda ser considerado propiamente sexual. A pesar de ser una “activista radical” no hay pasión de mujer, y tal vez, es por eso que necesita una causa.

Así que pienso…. y, ¿si le intento mover la emoción? ¿habrá algún potencial injundioso y pasional en algún lugar? ¿será lesbiana en proceso de descubrimiento? Pero, es posible que nunca encuentre estás respuestas porqué ni siquiera me mueve lo suficiente como para ahondar y buscar.